El destino cruel de Len Bias

DB

Las grandes hazañas que se escriben en la historia del deporte no se desmarcan por completo de las tragedias. Nos guste o no, esos momentos amargos suceden en todos los ámbitos de la vida, y en el basquetbol no es la excepción.

En 1986, un joven basquetbolista estaba destinado a triunfar en la NBA. Len Bias, nacido en el Estado de Maryland, emergió de las duelas colegiales como uno de los mejores jugadores de la NCAA. En sus dos últimas temporadas con la Universidad de Maryland, Bias había conseguido el título del Mejor Jugador de la Atlantic Coast Conference (ACC).

Como jugador de los Terrapins, el “All American” terminó la temporada 1985-1986 promediando 23 puntos y seis rebotes por juego. Bias fue mejorando de una temporada a otra, aunque tal vez un sistema diferente lo hubiera desarrollado al nivel más alto como alero de poder; sin embargo,  con sus 2.08 m, Bias generalmente jugó con Maryland en la posición 4 y 5, lo que significó enfrentarse a los hombres grandes de la ACC: Brad Daugherty, John Salley y Chris Washburn, que no eran son poca cosa para la época. Al final fue un reto para Bias pero su capacidad, fuerza y ​​su salto descomunal le permitieron sobresalir en esa posición.

El 12 de enero de 1984, las universidades de Maryland y North Carolina se enfrentaron. El juego esperado: Len Bias contra Michael Jordan. El joven alero de los Terrapins terminó el encuentro con 24 puntos y 4 rebotes, mientras que el ‘experimentado’ jugador de los Tar Heels consiguió 21 puntos, 12 rebotes, 4 robos y 2 tapones. Fue uno de los mejores juegos de la temporada en la NCAA.

Mientras tanto en la NBA, los Boston Celtics y los Angeles Lakers dominaban la década, obviamente encabezados por los All-Star Larry Bird y Magic Johnson. A mediados de esos años ochenta, ya se hablaban de las jóvenes estrellas como Patrick Ewing, Charles Barkley y Michael Jordan, sólo por mencionar algunos.

Al acercarse el Draft de la NBA en 1986, el legendario Red Auerbach, entonces propietario de los Celtics, estaba buscando la manera de prolongar la carrera de Larry Bird y Kevin McHale.  Auerbach vio en Bias al joven delantero que podría reducir la carga en los veteranos y de paso ayudar a los Celtics a seguir siendo dominantes en la próxima década.

bias2En 1986, los Celtics fueron campeones tras vencer en seis juegos a los Houston Rockets de las Torres Gemelas Hakeem Olajuwon y Ralph Sampson. Normalmente en aquella época, un equipo que terminaba la temporada como campeón no tenía la oportunidad de obtener las primeras selecciones del Draft NBA y mucho menos de elegir al uno o al dos global.

Pero los Celtics tuvieron un golpe de suerte.

En octubre de 1984, justo cuando los Celtics venían de conseguir un campeonato, los Seattle SuperSonics se interesaron por el guardia Gerald Henderson, al cual intercambiaron por una selección de primera ronda del Draft en 1986.

Gerald Henderson no fue la solución para los Sonics, y para 1986, Seattle solo había ganado 31 juegos, por lo que la selección de primera ronda se convirtió en la segunda general del Draft. Para los Celtics, que venían de ganar un campeonato, la noticia no podría haber sido mejor.

bias 10Con ese derecho en el Draft, los Celtics ya tenían en la mira al joven delantero de Maryland.

El 17 de junio de 1986 en Nueva York (el día del NBA Draft), los Cleveland Cavaliers seleccionaron al centro estelar de Carolina del Norte, Brad Daugherty. De esta manera, los Celtics tenían la oportunidad de seleccionar al jugador con el que ya habían hecho planes. Y así fue. Len Bias fue anunciado por el Comisionado David Stern como nuevo jugador de los Boston Celtics.

El entusiasmo alrededor del equipo estaba al máximo, incluso, Auerbach aseguró que Larry Bird le había dicho que si reclutaban a Bias, el 33 de los Celtics sería el primero en llegar al campamento de pretemporada.

Con el tiempo, Daugherty se convirtió rápidamente en el referente de los Cavaliers, con una carrera que incluye cinco Juegos de Estrellas en ocho temporadas, pero la carrera de Bias tenía un camino diferente.

Al siguiente día del Draft (además de firmar a un acuerdo con Reebok), Bias regresó a casa. Después de varias horas (ya por la madrugada), se presentó a las residencias en la Universidad de Maryland, donde se reunió con un compañero de equipo y un amigo de la infancia. Pero no era una reunión normal, en el lugar había alcohol y droga.

En las primeras horas del 19 de junio, el festejo por el futuro promisorio del chico maravilla se convertiría pronto en una gran tragedia.

En esa reunión Len Bias consumió cocaína. Fue entonces que el atlético y poderoso jugador colegial sucumbía ante la droga después unas convulsiones que derivaron en un paro cardíaco. Una llamada de emergencia dio aviso a los paramédicos que lo trasladaron al hospital Leland Memorial donde trataron de revivirlo. Horas más tarde, Bias fue declarado muerto por una sobredosis de cocaína a los 22 años de edad.

El suceso sacudió a los compañeros de equipo, la familia y en general a la sociedad de Maryland (incluyendo Washington D.C). Todos ellos habían sido testigos del éxito de su hijo pródigo. Nadie daba crédito a lo sucedido. La trágica muerte de Bias alteró el futuro de los Celtics y de la propia NBA, además de sacudir el programa deportivo, escolar y de seguridad de la Universidad de Maryland.

Nunca sabremos si Len Bias hubiera sido el jugador que tomara la estafeta de Larry Bird, y si con el tiempo hubiera alcanzado el Salón de la Fama, o si realmente hubiera sido el jugador espectacular y antagónico natural de Michael Jordan en la NBA.

Los Celtics en la temporada de 1986-1987, a pesar de las lesiones de McHale, Parrish, Ainge y Walton, llegaron a la final contra Los Angeles Lakers.  Fue una serie interesante (como de costumbre) donde los Lakers finalmente se coronaron en seis juegos.

¿Con Len Bias los Celtics hubieran ganado ese campeonato? Era muy probable, pero al final nadie sabe. Lo que es un hecho es que los Celtics perdieron esa final y el equipo nunca sería el mismo. Boston no volvió a una final de la NBA hasta que llegaron al equipo Kevin Garnett, Ray Allen y Paul Pierce en 2008.

¿Qué hubiera sido si Bias no regresa a la residencia de la universidad? ¿Y si Gerald Henderson no hubiera sido intercambiado? ¿Los SuperSonics seguirían en Seattle gracias a Bias? Estas y muchas más preguntas quedaron en el aire, pero todos sabemos que tanto en la victoria como en la derrota, como en el éxito y la tragedia, el hubiera no existe.

DB

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Next Post

Pat Summitt: la mujer que revolucionó el basquetbol

64 años bastaron para dejar un legado que pocos personajes tienen en su haber en cualquier deporte amateur o profesional. La legendaria entrenadora Pat Summitt falleció el 28 de junio de 2016 a los 64 años tras una larga lucha contra el devastador Alzheimer. En su larga trayectoria, Summitt tiene el récord […]